3 Habilidades básicas para el Solfeo Entonado

En la formación musical, de manera frecuente nos enfrentamos a las dificultades que nos presentan los ejercicios de solfeo entonado y de la misma manera abordamos cada uno de ellos en batallas individuales para poder resolverlos, o en el peor de los casos, memorizarlos.

Por lo general pasamos por alto lo obvio: que dichos ejercicios son melodías y como tales comparten algunos parámetros comunes y que a partir de ellos podemos desarrollar algunas habilidades que nos ayudarán a resolver cualquier ejercicio tonal al que nos enfrentemos.

Teniendo esto en cuenta les ayudaremos a desarrollar 3 habilidades básicas con las que tendrán ganado cerca del 90% de cualquier ejercicio de solfeo entonado que deban que realizar. Como aclaración, los siguientes puntos se aplican a ejercicios dentro del sistema tonal, los ejercicios propuestos están ejemplificados en la tonalidad de Do mayor, pero con facilidad e ingenio pueden ser aplicados en cualquier tonalidad.

1.- Dominar el entonado de la escala por Grados Conjuntos

Es decir, de nota a nota y sin realizar saltos. No nos referimos únicamente a la clásica fórmula de entonar la escala de ida y vuelta, sino a dominar el poder ir y venir, de manera muy afinada, en cualquier orden y dirección sobre las notas de la escala, sin realizar saltos entre ellas. Por lo general, las melodías poseen un fuerte componente de movimiento por grados conjuntos entre sus notas, por lo cual, el dominar esta habilidad, hará que de manera automática tengas resuelto gran parte de cualquier ejercicio de solfeo entonado que debas realizar.

A manera de fortalecimiento de esta habilidad proponemos el siguiente ejercicio que puede ser realizado hasta con 3 voces en canon (esto ayuda a fijar con mayor fuerza las notas en nuestro oído interno):

1.- Grados conjuntos-1

En el ejercicio previo se ha tenido en cuenta también que las inflexiones se realicen en puntos que resultan claves para la correcta afinación de la tonalidad.

2.- Dominar el entonado de la escala por Terceras

Es el segundo movimiento melódico por excelencia dentro de un contexto tonal, ya que las triadas que se forman en la tonalidad se construyen por superposición de terceras mayores y menores; con lo cual resulta lógico que este movimiento aparezca con mucha frecuencia en las melodías.

Para desarrollar esta habilidad proponemos 2 ejercicios. El primero aprovecha el movimiento por grados conjuntos para entonar las terceras de manera intuitiva. Dicho ejercicio consiste en entonar 3 notas por grados conjuntos y luego entonar la primera nota de esas 3, recordando su afinación. Esto se realiza sobre cada nota de la escala tanto en su forma ascendente como descendente:

2.- Grados conjuntos y terceras-1

Este ejercicio previo también se puede realizar a 3 voces en canon.

 

El segundo ejercicio consiste en entonar directamente la escala por terceras, tanto en su forma ascendente como descendente. También es aconsejable practicarlo a 2 y 3 voces en canon:

3.- Terceras-1

3.- Dominar el entonado de las Triadas de la Tonalidad

Al menos varias de ellas. No debemos olvidar que las melodías a las que nos estamos refiriendo se encuentran enmarcadas en la tonalidad y como tal los movimientos se darán dentro de este contexto, utilizando las triadas y las relaciones que se originan en las diversas funciones tonales.

Para desarrollar esta habilidad proponemos dos versiones de un mismo ejercicio. La primera versión consiste en entonar arpegios ascendentes en la escala ascendente y arpegios descendentes en la escala descendente, de la siguiente manera:

4.- Arpegios 1-1

La segunda versión es una inversión del ejercicio previo, en donde se deben entonar arpegios descendentes en la escala ascendente y arpegios ascendentes en la escala descendente, de la siguiente manera:

4.- Arpegios 2-1

Noten además que el entonado de cuartas (incluido el tritono) y de sextas se da de manera natural en cada uno de estos ejercicios al avanzar de una triada a otra (al pasar de la última nota de un compás a la primera nota del compás siguiente), y es así como aparecen también estos intervalos en una línea melódica: en un cambio de triadas fundamentado en un principio armónico tonal.

Queremos mencionar que las 3 habilidades presentadas no son las únicas necesarias en la formación musical del solfeo entonado, pero sí indicar que son las fundamentales y que sobre ellas se puede construir un aprendizaje sólido que ayude a la comprensión profunda de la música.

En próximas publicaciones continuaremos ahondando en este tema y brindando mayores alcances al respecto, en especial abordaremos el tema de cómo la comprensión armónica puede ayudarnos en la formación de estas habilidades y de la comprensión de la música. Mientras tanto, esperamos que este post les sirva de ayuda tanto en su actividad docente, como de estudiante y les agradeceríamos que comenten sus impresiones, experiencias o consultas y que compartan esta publicación en sus redes sociales.

¡Hasta la próxima!

También te puede interesar: #Tip de entonado: Con la tónica en el centro

Anuncios

Reescribiendo la Salsa

Hace un buen tiempo que vengo reflexionando acerca de la escritura de la Salsa. Si bien el principio fundamental de la escritura musical busca facilitar la lectura del intérprete, la misma debe también ayudar a entender, en su justa estructura, a cada estilo musical. Y para el caso de este importante estilo, la escritura occidentalizada en 4/4 o 2/2, desde nuestro humilde punto de vista, no le hace justicia.

Aunque todavía me encuentro desarrollando una idea-propuesta al respecto, quisiera compartir con ustedes las que, a modo de exploración, vengo trabajando.

En primer lugar consideremos el patrón principal de la clave como la marcación de los tiempos reales de la salsa. Con ello planteamos 4 tiempos de duraciones distinas (salvo el primero y segundo que son iguales) en el que:

  • El tiempo 1 tiene 3 corcheas
  • El tiempo 2 tiene 3 corcheas
  • El tiempo 3 tiene 6 corcheas
  • El tiempo 4 tiene 4 corcheas

Con ello las unidades de tiempo serían:

  • Tiempo uno: Negra con puntillo
  • Tiempo dos: Negra con puntillo
  • Tiempo tres: Blanca con puntillo
  • Tiempo cuatro: Blanca

En donde las condiciones son:

a) Las corcheas tienen igual duración, y
b) Los acentos van en la primera corchea de los 3 primeros tiempos y el cuarto tiempo es débil.

Como ejemplo les propongo leer: Propuesta Salsa 2-1

¿Parece enredado?

Los invito a hacer la prueba de leer la siguiente partitura escuchando la canción:



Escúchenla un par de veces siguiendo la línea vocal y un par de veces oyendo con más atención lo instrumental (el bajo por ejemplo) y cómo todo se enlaza.

Les garantizo que es mucho más sencillo y lógico de seguir y entender.

Por favor, los invito a comentar sus puntos de vista sobre esta propuesta exploratoria; en especial de los profesionales en el estilo.

También te puede interesar:

El CÓMO es más importante que el QUÉ | 8 Consejos para tu estudio

A propósito del reciente post de nuestra colaboradora Larissa Chirinos (5 Hábitos recomendables mientras estudias música), recordé que a menudo me preguntan acerca de cuáles son los ejercicios y repertorio adecuados para determinado momento del aprendizaje musical. Recordé tener el mismo cuestionamiento en mi etapa de estudiante y, gracias a los estupendos maestros que tuve, entendí que más allá del contenido musical que decidamos utilizar, la manera en la que enfocamos nuestro estudio será la que determine los resultados alcanzados.

¿Te ha sucedido que pasas horas estudiando ejercicios de técnica sin ningún resultado y algún compañero que realiza los mismos ejercicios alcanza resultados distintos? ¿Acaso no es el mismo contenido? ¿Por qué los resultados son tan diferentes?

He aquí el epicentro de la cuestión: la manera en la que abordan el estudio es distinta. Aunque este aspecto resulta importante no vamos a sugerir que exista una sola forma de estudiar ya que no todos aprendemos de igual manera. Lo que sí podemos establecer, a manera de guía general, es una serie de consejos que te permitirá personalizar de manera efectiva tus rutinas de estudio:

  1. El Nivel

    Tener claro en que etapa del dominio de tu instrumento te encuentras es lo primero. No porque debas limitarte a ejercicios y repertorio del mismo, sino para que puedas establecer con claridad los objetivos de aprendizaje y los siguientes pasos a dar. Es válido escoger obras más complejas o sencillas para estudiar siempre y cuando se sepa el propósito de aprendizaje que se busca. Esto puede evitar frustraciones tempranas que podrían surgir al no cubrir las expectativas que teníamos.

  2. La Pertinencia

    Parece obvio, pero si en determinado momento se desea, por ejemplo, dominar los arpegios, el estudio de escalas o articulaciones no sea lo más adecuado. En otro sentido, instrumentos similares no son lo mismo y a menudo requieren de técnicas y enfoques diferentes. Por ejemplo un guitarrista flamenco debe realizar una preparación muy distinta a uno de blues o de guitarra clásica. Este punto tiene una íntima relación al estilo de música al cual uno desea dedicarse.

  3. El Momento

    No todas las personas tienen el mismo reloj biológico; incluso una misma persona puede variar dicho reloj en el tiempo. Algunas personas se sienten con mayor capacidad de concentración temprano por las mañanas, otras sin embargo poseemos un mayor grado de actividad física y mental por las noches. Recuerdo un periodo largo, en mi época de estudiante, en el que me era muy fácil estudiar de 9 de la noche hasta las 3 o 4 de la mañana. Nota: Desaconsejamos este horario para percusionistas, trompetistas y todos los bronces en general, a menos que residan lejos de la civilización.

  4. La Rutina

    En el mejor sentido del término, es nuestro mejor aliado para aprender de manera efectiva. Entiéndase como una serie de actividades de aprendizaje a las cuales se les asigna tiempos específicos en un orden establecido. Rutina es orden, orden es rítmo y nuestro organismo completo es rítmico.  Por ello la repetición ordenada de nuestras actividades por lo general nos dará los mejores frutos.

  5. El Método

    Es decir la manera de abordar toda la sesión de estudio. Por regla general empezaremos realizando un estiramiento corporal de leve intensidad, seguido de los ejercicios de técnica que realicemos como calentamiento. Luego distribuimos los temas de nuestro repertorio con una lógica en la cual le designamos mayor tiempo de estudio a las obras o pasajes más complejos y menor tiempo a los más sencillos. Es un error muy común entusiasmarse interpretando lo que “nos sale bien” y dejar de lado lo que nos causa problemas. Intenta hacer lo contrario: dedícale más tiempo a lo más complejo de tu repertorio y estúdialo ¡¡LENTO!!. Al respecto recuerdo 2 frases de uno de mis maestros: “Mientras más rápido quieras llegar a tocar, más lento debes estudiar” y “Cuando creas que ya estás estudiando lento ten por seguro que aún está muy rápido, ve más LENTO aún”. Nunca podré agradecer lo suficiente estos dos consejos. Es conveniente cerrar la sesión de estudio refrescando manos y brazos y si estudiaste varias horas podrías aplicarte algún aceite para masajes.

  6. Ten Paciencia

    Este punto deviene del anterior. Aunque algunas personas aprendan un poco más rápido que otras, todas aprenden y toma TIEMPO. Los logros no se dan de la noche a la mañana, debes saber que para que suenes tan bien como ese músico que tanto admiras vas a recorrer un largo camino. No te desesperes por querer hacer todo de una sola vez, tómate tu tiempo, estudia mucho y disfruta el viaje.

  7. Sé Perseverante

    No te desanimes nunca. Estudia, repite, aprende de tus errores, trabaja en corregirlos, continúa; el camino no es sencillo pero es transitable. Tomará tiempo y esfuerzo pero llegarás a donde te propongas.

  8. Ten un Ritual propio

    Tranquilo, no es nada místico ni mágico. Con la cantidad de distracciones con las que contamos en la actualidad empezar a estudiar puede ser lo más complicado de lograr. Por ello desarrollar una ruta personal que nos permita entrar en un estado de concentracion resulta de gran ayuda. Algunas personas con caminar 15 minutos por la calle y tomarse un buen café ya se encuentran listas, otras requieren de escuchar un poco de música o de tocar uma obra de su músico favorito. En fin, puede ser cualquier cosa que te guste, te haga sentir bien y te prepare el ánimo para tu jornada de estudio.

Estudiar algún instrumento musical puede llegar a ser muy frustrante si uno se siente atascado en su avance. Por ello hemos querido brindarte estos consejos para que logres personalizar tu forma de aprender y disfrutes el camino que conduce hacia tus sueños y metas.

Cuéntanos: ¿Tú cómo estudias?

Game of Thrones en solfeo entonado a 2 voces | LEAmaníacos

Hoy venimos con algo distinto: Un arreglo del tema de apertura de la genial serie de HBO: “Game of Thrones”, en solfeo entonado a 2 voces, publicado en nuestro fan page especializado en Lectura y Entrenamiento Auditivo.

¡Que lo disfruten!

//

5 Hábitos recomendables mientras estudias música

Si estás pensando en ser un músico profesional o posiblemente estás comenzando a estudiar una carrera concerniente a la música, encontrarás este artículo interesante. Como toda carrera, la música requiere mucha disciplina y constante dedicación. Contraria a la mediática imagen del típico músico bohemio o descuidado, los músicos usualmente tienen una agenda cargada y muchas horas de sueño sacrificadas por su trabajo. Sea cual sea la especialización que elijas como ejecutor, arreglista e incluso producto musical, habrá mucho tiempo de estudio invertido. Por ello les recomendamos algunos hábitos de estudio para sacar el máximo provecho a lo aprendido en clase.

  1. Ensaya, ensaya y ensaya

    El tiempo que dediques a tu instrumento es vital para conocer tu propio sonido. Hay una gran diferencia entre escuchar un músico que ensaya y otro que recién descubre lo que puede lograr a la hora de la presentación. Pase lo que pase en el día, no dejes de ensayar porque esas horas de práctica se traducirán en excelencia más adelante. Además, el estilo personal de cada músico se descubre en los ensayos antes que en un escenario. Por ello, mientras más horas de ensayo, mejor performance.

  2. Escucha todo género musical

    Actualmente, hay ciertos estilos musicales discriminados (menciono frases comunes como: “yo no escucho cumbia limeña porque es huachafa”) o incluso estilos temidos (“no encuentro sentido en la música dodecafónica”). A veces es más valioso dejar a un lado nuestras preferencias musicales para poder apreciar otros elementos que enriquecen un género que logra identificar a otro grupo de personas. Salir de nuestra área de comodidad nos ayuda a ganar otras experiencias, otros músicos y conocer otra cultura a través de su sonido.

  3. Reúnete con otros músicos

    Observar el estilo de músicos compañeros de carrera en jam sessions o intercambiar puntos de vista es altamente constructivo para la formación musical. Quizá todos estén aún en un mismo nivel de aprendizaje, pero las experiencias y opiniones sobre temas musicales nunca serán iguales. Y eso es lo interesante. La música es un trabajo colectivo, aprender a trabajar en equipo es fundamental en esta carrera, por ello es mejor afianzar lazos de amistad con futuros compañeros de trabajo, y en muchos casos, amigos.

  4. Asiste a conciertos

    No hay nada que iguale la experiencia de ver en vivo a músicos profesionales o nuestras bandas favoritas. Poder ver plasmado en un escenario todo un trabajo de producción seria o, con el mismo respeto, apreciar la sencillez del recital de un solista nos da distintos panoramas de adonde podemos llegar con nuestro trabajo. En muchos casos, esa hora en la que podemos ver en acción a un artista en vivo, captar detalles como su postura, su comunicación con la audiencia o su técnica entre otros aspectos, puede ser mucho más valiosa que cualquier hora de clase teórica.

  5. No temas preguntar

    Tener a un buen profesor disponible es un privilegio que solo durará el tiempo de preparación, así que no malgastes las clases revisando tu celular. Recomiendo identificar las materias que son de interés, porque definitivamente habrán cursos más interesantes que otros, e investigar sobre el tema previamente. Como consecuencia, tendrás preguntas preparadas de antemano, otras perspectivas del tema repasadas con anterioridad y no irás a clase a enterarte recién del tema.

    Al forjar estos hábitos a lo largo de la carrera musical, se podrá adquirir más elementos que ayuden a destacar nuestras habilidades y experiencia. En la música más que en otras carreras, siempre se aprenden cosas nuevas y debemos estar preparados para obtener esa información y canalizarla en nuestro trabajo.

“Nada hay tan poderoso como el ritmo”

En esta ocasión compartimos con ustedes unas reflexiones acerca del ritmo realizados por nuestro querido amigo y distinguido músico: Pancho Vallejos desde su cuenta de Facebook:
“Todo lo que existe tiene ritmo, desde los movimientos de los planetas hasta las partículas más ínfimas del mundo, y vivimos por el ritmo de la inspiración y de la expiración así como el ritmo del día y de la noche. El ritmo nos ordena, nos da vida, lo tenemos desde que funciona nuestro corazón. “Las formas superiores del ritmo – espirituales e intelectuales – se cumple a través de la propia vida y de una práctica basada en el instinto”, como también de una educación. Significa, el lenguaje de la vida en forma viva.


Para buscar el ritmo hay que oír y escuchar. Cuando el ritmo es exacto lo sientes con todos tus sentidos. Te invade una especie de confianza cuando te dejas llevar por el ritmo. Pero también hay que controlarlo. Se aprende haciendo ritmo. En el hacer se aprenderá progresivamente la técnica y la interpretación como la improvisación. Además, sensibiliza la memoria, la audición, el pensamiento, mejora la concentración y ayuda al desarrollo biopsicomotor. El ritmo desarrolla un sentimiento social, colectivo, personal y disciplinado.


“El ritmo como portador de fuertes impulsos síquicos y físicos hace pasar a un segundo plano procesos mentales discordes produciendo relajación en la persona” y no existe forma única de iniciar la enseñanza del ritmo. Es importante comenzar bien nada más.”

Publicado con autorización de su autor y citado en el primer párrafo de esta publicación.


“El estilo mismo define las fronteras de la libertad del intérprete”

Entrevista a Eduardo Fernández

“Cada obra posee una verdad,
que será subjetiva o elusiva,
pero hay que buscarla.
La ética del intérprete consiste en
acercarse lo más posible a esa verdad”
Eduardo Fernández

Eduardo Fernández, uno de los mayores referentes actuales de la guitarra clásica en el mundo, estuvo de paso por la ciudad de Lima dentro del marco de la I Temporada Internacional de Guitarra Clásica organizada por el Conservatorio Nacional de Música.

Fueron días intensos en los que el maestro brindó clases magistrales a los participantes, un extraordinario concierto y dentro de su apretada agenda tuvo la gentileza de cedernos unos minutos para esta entrevista junto a nuestro director, Daniel Ravelo, en la que nos habla acerca de algunos puntos escenciales de la interpretación musical.

Queremos agradecer especialmente al comité organizador del evento por facilitarnos el espacio y acceso para esta entrevista.

Para empezar a entonar

En uno de los posts anteriores comentamos los motivos por los cuales el aprendizaje del solfeo entonado resulta fundamental en la formación musical profesional. Sin embargo, cuando publicamos diversos tipos de ejercicios de lectura en nuestro Fan Page (LEAmaníacos), los de lectura rítmica son los que acaparan mayor atención.

¿Por qué?

Sencillamente porque son más sencillos de abordar. Para aprender y estudiar el entonado se requiere una mayor guía y tiempo de práctica. Además la estrategia de aprendizaje varía según la edad del estudiante. Por ello, desde Sé Música queremos aportar nuestro granito de arena en este campo y compartir con las personas interesadas el camino y estrategias que consideramos más apropiadas para el aprendizaje de esta habilidad.

Antes de iniciar queremos aclarar dos puntos muy importantes:

  1. No consideramos que nuestro método sea el único posible. Existen diversos caminos efectivos para el aprendizaje del solfeo entonado. Brillantes pedagogos musicales han realizado importantes aportes en este sentido y nosotros no los desestimamos. Simplemente compartimos el desarrollo de nuestra propuesta. La consideramos la más adecuada en base a los logros que hemos alcanzado en nuestra experiencia.
  2. Estas estrategias son para personas a partir de los 14 o 15 años de edad. ¡No son para niños!. En esto radica la gran diferencia con la mayoría de los métodos de iniciación musical existentes, ya que la mayoría de ellos están escritos para niños, con sus maneras de aprender. Nuestra propuesta se enfoca en personas a partir de la adolescencia, con capacidades de pensamiento más desarrolladas pero que no tuvieron preparación musical formal durante su infancia.

Aclarados estos puntos iniciaremos con la manera en la que abordaremos el estudio de la escala.

El solfeo entonado lo empezamos a estudiar a partir de la escala de Do mayor por diversos motivos: la escala mayor tiene una simetría perfecta que ayuda a nuestro a oído a afinarse con menor dificultad y, en particular el registro de la escala de Do, además de no tener notas alteradas, puede ser aprendido y entonado en todos los rangos vocales de cualquier persona. La dificultad que surge al princpio, en algunas personas, para entonar sus tonos agudos tienen que ver más con asuntos de técnica vocal, bloqueo psicológico y falta de práctica, más no por una limitación de su registro. Es decir, que los que creen que no pueden cantar esas notas están equivocados. Sí pueden, sólo que aún no saben que pueden; esto se aprende.

Proceso. Paso I

En este post nos enfocaremos en lo previo: la preparación. Para ello empezaremos sólo con las notas que van de Do a Sol (de tónica dominante). Esto es para tener la imagen sonoradel tetracordio inferior de la escala y de la dominante. Este rango de notas nos permite también practicar nuestra afinación de los tonos enteros y de los semitonos (Mi-Fa).

  • Ejercicio 1
    Lo primero, y más evidente, es entonar esta mini escala por grados conjuntos (nota a nota, sin saltos). Al principio la puedes entonar con ayuda de un teclado. (Has clic sobre cada imagen para ampliarla)

    Nota para docentes: En este y algunos ejercicios más verán números sobre algunas notas. Estos son para que puedan ser entonados en Canon con su clase. Hace más divertido el ejercicio, obliga a pensar más y requiere de un esfuerzo mayor por parte de los estudiantes para mantener la afinación. Esta estrategia hace más efectivo el aprendizaje y sirve de ayuda a las personas que tienen dificultad para afinar con presición.

  • Ejercicio 2
    Este ejercicio también se entona por grados conjuntos pero realizando un giro melódico en la zona crítica del semitono Mi-Fa, que suele ser difícil de afinar con precisión al principio. Si uno tiene la oportunidad de estudiar con otras personas conviene revisar la nota para docentes del párrafo anterior.
    I
  • Ejercicio 3
    El siguiente paso consiste en empezar a entonar esta pequeña escala por intervalos de terceras. Esto es crucial ya que la música tonal se desarrolla con las triadas de la tonalidad y éstas se construyen por superposiciones de terceras mayores y menores. Con lo cual el entonado de terceras empezará a ubicarnos con rapidez dentro de la tonalidad y nuestra afinación se irá perfeccionando. Nótese que también surge el giro melódico crítico del semitono Mi-Fa.
  • Ejercicios 4 y 5
    Estos ejercicios tienen como objetivo desarrollar seguridad en la entonación de saltos hacia la tónica y hacia la dominante de la escala. Estos dos grados son los pilares de la tonalidad, con lo cual el poder afinarlos con precisión, desde cualquier nota, facilitará mucho el entonado en ejercicios complejos.

  • Ejercicio 6
    Entonado con las notas de la triada de Do mayor (Tónica). En los cuatro compases finales colocamos las secuencias: Mi-Re-Do / Sol-Mi-Do ya que suelen confundirse entre sí cuando las oímos. También es conveniente estudiar estos compases de regreso. La práctica repetida de los mismos preparará a nuestro oído a diferenciar estos movimientos melódicos en el entrenamiento auditivo.
  • Ejercicio 7
    Entonado con saltos a la subdominante (Fa), Dominate (Sol) y movimiento en el segundo grado (Re-Fa). Estos ejercicios se pueden estudiar también de regreso (desde el final hacia el inicio).

Todos estos ejercicios son de preparación, previos al solfeo propiamente dicho. Al principio los puedes estudiar con la ayuda de un teclado (si no tienes uno puedes utilizar alguno gratuito de la web), pero es conveniente que vayas prescindiendo de él con prontitud. De todas maneras necesitarás siempre que al menos el teclado te dé la nota inicial o la tónica de la tonalidad. Practicando estos ejercicios aprenderás a ubicar las notas por tí mismo; sólo con tu voz.

Al principio uno no está muy seguro si está entonando correctamente las notas, por lo cual el siguiente programa (gratuito) resulta ser de gran ayuda, ya que te dice qué nota estás cantando en realidad. Es muy común que por ejemplo suceda que creas que estás entonando la nota Mi, la dices y entonas, pero en realidad, si bien estás pronunciando Mi, estás entonando Re u otra nota. Por ello el programa “Canta”, u otro similar, es de gran ayuda para que aprendas a corregirte sin necesidad de utilizar el teclado. Puedes descargar el programa desde el siguiente enlace: http://www.singintune.org/

Para terminar esta primera publicación compartimos los siguientes 2 ejercicios de solfeo entonado. Estos ejercicios están diseñados para que pongas en práctica las habilidades aprendidas en los ejercicios previos en este post. Por lo tanto debes estudiarlos después de haber realizado correctamente dichos ejercicios (ejercicios del 1 al 7). ¡No hagas trampa, eh!

Importante: Un error muy común al momento de estudiar el entonado es sentarse con el teclado a tocar las notas de los ejercicios y después entonarlas. Esta actividad no sirve para nada, ya que lo que educa nuestro oído es el realizar el esfuerzo interior de encontrar las notas por uno mismo para entonarlas. El teclado debe darnos únicamente la primera nota; las demás las debemos encontrarlas nosotros. En todo caso el teclado lo podemos tocar después de entonar las notas, para verificar si las afinamos correctamente. Es decir: El teclado no debe ser el que nos dicte lo que debemos entonar, sino quien nos indique si hemos cantado correctamente las notas. Nos es un “dictador”, sino un corrector.

También te puede interesar:

¡Saludos!

Comenta este post.