Reescribiendo la Salsa

Hace un buen tiempo que vengo reflexionando acerca de la escritura de la Salsa. Si bien el principio fundamental de la escritura musical busca facilitar la lectura del intérprete, la misma debe también ayudar a entender, en su justa estructura, a cada estilo musical. Y para el caso de este importante estilo, la escritura occidentalizada en 4/4 o 2/2, desde nuestro humilde punto de vista, no le hace justicia.

Aunque todavía me encuentro desarrollando una idea-propuesta al respecto, quisiera compartir con ustedes las que, a modo de exploración, vengo trabajando.

En primer lugar consideremos el patrón principal de la clave como la marcación de los tiempos reales de la salsa. Con ello planteamos 4 tiempos de duraciones distinas (salvo el primero y segundo que son iguales) en el que:

  • El tiempo 1 tiene 3 corcheas
  • El tiempo 2 tiene 3 corcheas
  • El tiempo 3 tiene 6 corcheas
  • El tiempo 4 tiene 4 corcheas

Con ello las unidades de tiempo serían:

  • Tiempo uno: Negra con puntillo
  • Tiempo dos: Negra con puntillo
  • Tiempo tres: Blanca con puntillo
  • Tiempo cuatro: Blanca

En donde las condiciones son:

a) Las corcheas tienen igual duración, y
b) Los acentos van en la primera corchea de los 3 primeros tiempos y el cuarto tiempo es débil.

Como ejemplo les propongo leer: Propuesta Salsa 2-1

¿Parece enredado?

Los invito a hacer la prueba de leer la siguiente partitura escuchando la canción:



Escúchenla un par de veces siguiendo la línea vocal y un par de veces oyendo con más atención lo instrumental (el bajo por ejemplo) y cómo todo se enlaza.

Les garantizo que es mucho más sencillo y lógico de seguir y entender.

Por favor, los invito a comentar sus puntos de vista sobre esta propuesta exploratoria; en especial de los profesionales en el estilo.

También te puede interesar:

Anuncios

Game of Thrones en solfeo entonado a 2 voces | LEAmaníacos

Hoy venimos con algo distinto: Un arreglo del tema de apertura de la genial serie de HBO: “Game of Thrones”, en solfeo entonado a 2 voces, publicado en nuestro fan page especializado en Lectura y Entrenamiento Auditivo.

¡Que lo disfruten!

//

Para empezar a entonar

En uno de los posts anteriores comentamos los motivos por los cuales el aprendizaje del solfeo entonado resulta fundamental en la formación musical profesional. Sin embargo, cuando publicamos diversos tipos de ejercicios de lectura en nuestro Fan Page (LEAmaníacos), los de lectura rítmica son los que acaparan mayor atención.

¿Por qué?

Sencillamente porque son más sencillos de abordar. Para aprender y estudiar el entonado se requiere una mayor guía y tiempo de práctica. Además la estrategia de aprendizaje varía según la edad del estudiante. Por ello, desde Sé Música queremos aportar nuestro granito de arena en este campo y compartir con las personas interesadas el camino y estrategias que consideramos más apropiadas para el aprendizaje de esta habilidad.

Antes de iniciar queremos aclarar dos puntos muy importantes:

  1. No consideramos que nuestro método sea el único posible. Existen diversos caminos efectivos para el aprendizaje del solfeo entonado. Brillantes pedagogos musicales han realizado importantes aportes en este sentido y nosotros no los desestimamos. Simplemente compartimos el desarrollo de nuestra propuesta. La consideramos la más adecuada en base a los logros que hemos alcanzado en nuestra experiencia.
  2. Estas estrategias son para personas a partir de los 14 o 15 años de edad. ¡No son para niños!. En esto radica la gran diferencia con la mayoría de los métodos de iniciación musical existentes, ya que la mayoría de ellos están escritos para niños, con sus maneras de aprender. Nuestra propuesta se enfoca en personas a partir de la adolescencia, con capacidades de pensamiento más desarrolladas pero que no tuvieron preparación musical formal durante su infancia.

Aclarados estos puntos iniciaremos con la manera en la que abordaremos el estudio de la escala.

El solfeo entonado lo empezamos a estudiar a partir de la escala de Do mayor por diversos motivos: la escala mayor tiene una simetría perfecta que ayuda a nuestro a oído a afinarse con menor dificultad y, en particular el registro de la escala de Do, además de no tener notas alteradas, puede ser aprendido y entonado en todos los rangos vocales de cualquier persona. La dificultad que surge al princpio, en algunas personas, para entonar sus tonos agudos tienen que ver más con asuntos de técnica vocal, bloqueo psicológico y falta de práctica, más no por una limitación de su registro. Es decir, que los que creen que no pueden cantar esas notas están equivocados. Sí pueden, sólo que aún no saben que pueden; esto se aprende.

Proceso. Paso I

En este post nos enfocaremos en lo previo: la preparación. Para ello empezaremos sólo con las notas que van de Do a Sol (de tónica dominante). Esto es para tener la imagen sonoradel tetracordio inferior de la escala y de la dominante. Este rango de notas nos permite también practicar nuestra afinación de los tonos enteros y de los semitonos (Mi-Fa).

  • Ejercicio 1
    Lo primero, y más evidente, es entonar esta mini escala por grados conjuntos (nota a nota, sin saltos). Al principio la puedes entonar con ayuda de un teclado. (Has clic sobre cada imagen para ampliarla)

    Nota para docentes: En este y algunos ejercicios más verán números sobre algunas notas. Estos son para que puedan ser entonados en Canon con su clase. Hace más divertido el ejercicio, obliga a pensar más y requiere de un esfuerzo mayor por parte de los estudiantes para mantener la afinación. Esta estrategia hace más efectivo el aprendizaje y sirve de ayuda a las personas que tienen dificultad para afinar con presición.

  • Ejercicio 2
    Este ejercicio también se entona por grados conjuntos pero realizando un giro melódico en la zona crítica del semitono Mi-Fa, que suele ser difícil de afinar con precisión al principio. Si uno tiene la oportunidad de estudiar con otras personas conviene revisar la nota para docentes del párrafo anterior.
    I
  • Ejercicio 3
    El siguiente paso consiste en empezar a entonar esta pequeña escala por intervalos de terceras. Esto es crucial ya que la música tonal se desarrolla con las triadas de la tonalidad y éstas se construyen por superposiciones de terceras mayores y menores. Con lo cual el entonado de terceras empezará a ubicarnos con rapidez dentro de la tonalidad y nuestra afinación se irá perfeccionando. Nótese que también surge el giro melódico crítico del semitono Mi-Fa.
  • Ejercicios 4 y 5
    Estos ejercicios tienen como objetivo desarrollar seguridad en la entonación de saltos hacia la tónica y hacia la dominante de la escala. Estos dos grados son los pilares de la tonalidad, con lo cual el poder afinarlos con precisión, desde cualquier nota, facilitará mucho el entonado en ejercicios complejos.

  • Ejercicio 6
    Entonado con las notas de la triada de Do mayor (Tónica). En los cuatro compases finales colocamos las secuencias: Mi-Re-Do / Sol-Mi-Do ya que suelen confundirse entre sí cuando las oímos. También es conveniente estudiar estos compases de regreso. La práctica repetida de los mismos preparará a nuestro oído a diferenciar estos movimientos melódicos en el entrenamiento auditivo.
  • Ejercicio 7
    Entonado con saltos a la subdominante (Fa), Dominate (Sol) y movimiento en el segundo grado (Re-Fa). Estos ejercicios se pueden estudiar también de regreso (desde el final hacia el inicio).

Todos estos ejercicios son de preparación, previos al solfeo propiamente dicho. Al principio los puedes estudiar con la ayuda de un teclado (si no tienes uno puedes utilizar alguno gratuito de la web), pero es conveniente que vayas prescindiendo de él con prontitud. De todas maneras necesitarás siempre que al menos el teclado te dé la nota inicial o la tónica de la tonalidad. Practicando estos ejercicios aprenderás a ubicar las notas por tí mismo; sólo con tu voz.

Al principio uno no está muy seguro si está entonando correctamente las notas, por lo cual el siguiente programa (gratuito) resulta ser de gran ayuda, ya que te dice qué nota estás cantando en realidad. Es muy común que por ejemplo suceda que creas que estás entonando la nota Mi, la dices y entonas, pero en realidad, si bien estás pronunciando Mi, estás entonando Re u otra nota. Por ello el programa “Canta”, u otro similar, es de gran ayuda para que aprendas a corregirte sin necesidad de utilizar el teclado. Puedes descargar el programa desde el siguiente enlace: http://www.singintune.org/

Para terminar esta primera publicación compartimos los siguientes 2 ejercicios de solfeo entonado. Estos ejercicios están diseñados para que pongas en práctica las habilidades aprendidas en los ejercicios previos en este post. Por lo tanto debes estudiarlos después de haber realizado correctamente dichos ejercicios (ejercicios del 1 al 7). ¡No hagas trampa, eh!

Importante: Un error muy común al momento de estudiar el entonado es sentarse con el teclado a tocar las notas de los ejercicios y después entonarlas. Esta actividad no sirve para nada, ya que lo que educa nuestro oído es el realizar el esfuerzo interior de encontrar las notas por uno mismo para entonarlas. El teclado debe darnos únicamente la primera nota; las demás las debemos encontrarlas nosotros. En todo caso el teclado lo podemos tocar después de entonar las notas, para verificar si las afinamos correctamente. Es decir: El teclado no debe ser el que nos dicte lo que debemos entonar, sino quien nos indique si hemos cantado correctamente las notas. Nos es un “dictador”, sino un corrector.

También te puede interesar:

¡Saludos!

Comenta este post.

¿Para qué me sirve el solfeo entonado?

Imagen
A más de uno nos ha causado sorpresa que al iniciar formalmente nuestro aprendizaje musical, en alguna escuela o conservatorio, se nos haya exigido aprender la habilidad del solfeo melódico o entonado. Más sorpresa nos causa aún el hecho que se le dé tanta importancia en la formación musical, constituyendo casi la médula del entrenamiento profesional.

Uno suele decirse a sí mismo: “Aguarda, si yo soy instrumentista (muy bueno, por cierto) y jamás en la vida estaré dispuesto a cantar ni siquiera los coros de ninguna canción, ¿por qué debo aprender a cantar? y ¿por qué, además, los profesores me exigen tanto la perfección de mi afinación?, si a mí ¡no me gusta cantar! (Que a muchos no les guste cantar no es tan extraño, sin embargo constituye nuestra primera dificultad a vencer).

El error de este planteamiento se encuentra en la primera pregunta, ya que, en la formación musical, el solfeo entonado no tiene como objetivo el que debamos “aprender a cantar”, sino que, para desarrollar esta habilidad, debemos “saber cantar” previamente. “¡¿Qué?! ¿y si no sé cantar?”, pues se aprende.

Otra dificultad con la que nos topamos es que muy pocos docentes saben explicar con claridad cuál es el objetivo del estudio de este tipo de solfeo y, como es lógico, cuando no sabemos bien el por qué debemos realizar cierta actividad, no nos sentimos motivados a realizarla.

Pues bien, entonces ¿para qué sirve el aprendizaje del solfeo entonado?:

  1. Para afinar el oído. Nuestro oído se desarrolla según lo que hacemos con nuestra voz. No es muy distinto al proceso de aprendizaje de cualquier idioma; para poder reconocer auditivamente las palabras de un idioma nuevo, debemos ser capaces de pronunciarlas; mientras mejor las pronunciemos, más fácil se nos hará reconocerlas cuando las escuchemos. Sucede lo mismo con las notas y relaciones musicales: mientras mejor las “pronunciemos” (esto significa que las afinemos con exactitud), se nos hará más fácil reconocerlas auditivamente. Esforzarnos en la entonación perfectamente afinada de notas, escalas, intervalos, triadas, etc. le dará a nuestro oído la capacidad de reconocer las relaciones sonoras de la música.
  2. Para desarrollar el oído interno. ¿Qué es el “oído interno”? Es la capacidad de saber “cómo suenan” las notas y demás relaciones sonoras interiormente, sin que éstas estén siendo producidas por algún instrumento. Mucha gente se sorprende de cómo Beethoven fue capaz de seguir componiendo luego de haber perdido su capacidad de audición. Este genio musical tenía desarrollado en un nivel muy alto su oído interno; él sabía cómo sonaba todo lo que escribía. Con el desarrollo de mi oído interno puedo saber cómo suena una obra musical sólo con leer la partitura.Algunos autores sostienen que J. S. Bach escribió la “Ofrenda Musical” y “El Arte de la Fuga” para que “sonaran interiormente” en las personas sólo con leer las partituras y que es por esta razón que no señaló los instrumentos con los que debían ser interpretadas.
  3. Para desarrollar el pensamiento musical. Cuando aprendemos un nuevo idioma no sólo necesitamos poder pronunciar y reconocer las palabras, sino que se vuelve fundamental el desarrollar la capacidad de entender los que éstas intentan transmitir. Del mismo modo sucede en la música. A través del solfeo entonado podemos aprender la gramática musical, en especial si este tipo de solfeo se enfoca desde el desarrollo de las funciones tonales (en especial cuando entonamos a varias voces), el rol de los distintos grados de las escalas y la manera en que se enlazan, los giros melódicos, las formas y estilos musicales, etc. Es decir que podemos ir entendiendo, con mayor profundidad, el Lenguaje Musical.

Podemos deducir, por las razones mencionadas, la importancia fundamental del aprendizaje de este tipo de lectura en la formación musical profesional. Ningún músico que aspire llegar lejos en su carrera puede hacer a un lado su capacidad de afinación, su oído interno ni su comprensión del lenguaje musical.

Recuerdo que las mayores dificultades que enfrenté, en mi etapa de estudiante de música, estaban relacionadas a la entonación afinada; por varios motivos: falta de hábito de canto, timidez y ausencia total de técnica vocal. Posteriormente descubrí que la afinación vocal depende de manejar, siquiera de manera básica, algunos aspectos fundamentales de la técnica vocal, que a su vez te brindan mayor seguridad en tu desempeño musical. En este sentido, romper nuestros prejuicios respecto al canto y comprender que todos podemos aprender a cantar correctamente, se torna fundamental.

Actualmente, en mi labor docente, intento aclarar estos puntos a mi estudiantes y busco ayudarlos a superar sus dificultades, tanto técnicas como anímicas, en su perfeccionamiento de esta habilidad tan esencial de nuestra preparación. Considero éste el primer paso imprescindible en la formación de músicos hábiles e interesados en un manejo amplio y rico del único lenguaje capaz de llegar a lo más profundo de todos los seres humanos: La Música.

También te puede interesar: